Motivo #5

por Andrea Córdova @belucrd

Las cifras de embarazos en niñas y adolescentes producto de la violencia sexual son alarmantes; sin embargo no existen leyes que protejan y respeten los derechos de las niñas y adolescentes cuando se enfrentan a una maternidad forzada, dando como resultado un problema de salud pública que no se encuentra en las prioridades y soluciones de los gobiernos de América Latina.

Según la guía publicada por UNICEF en el año 2016, titulada abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes, en América Latina y el Caribe alrededor de 1,1 millones de niñas y adolescentes han experimentado violencia sexual y actos sexuales forzados.

En el Ecuador en 2013 se registraron 634 denuncias por violencia sexual en el sistema educativo, el 85% de estos casos fueron cometidos en contra de niñas y adolescentes mujeres. Solamente esta cifras ya deberían ser una razón para la generación de políticas públicas que atiendan está realidad, pero no es así.

En Ecuador la educación sexual y la prevención de la violencia no es una prioridad. Esto ha provocado que en Ecuador entre el el 2002 al 2010 los partos en niñas de 10 a 14 años aumenten un 78%. El embarazo de niñas y más aún producto de violencia sexual, genera un círculo vicioso de precarización, pobreza donde la complicidad, indiferencia y negación de la sociedad genera que un problema de salud pública, pase a ser discutido desde la moral.

En el artículo 66 de la Constitución del Ecuador del 2008 se expresa claramente el derecho a tomar decisiones libres, responsables e informadas sobre su salud y vida reproductiva a decidir cuándo y cuántas hijas e hijos tener. Además la Constitución reconoce a las niñas, niños y mujeres embarazadas como grupos de atención prioritaria.

A pesar de esto enel artículo 149 del Código Orgánico Integral Penal limita las decisiones de estas niñas, obligándolas a ser madres producto de una violación, ya que el aborto en caso de la violació esta penalizado. El Código penal solamente legaliza el aborto cuando está en riesgo la vida o la salud de la mujer, y cuando el embarazo es producto de una violación a una mujer

Esto orilla a las niñas y adolescentes a cambiar sus planes de vida por completo, quitan el derecho a decidir sobre su cuerpo, las aleja de una etapa donde deben soñar.

El Código de la Niñez y Adolescencia aprobado en el 2003 y vigente hasta la fecha en su art. 25 dice: – Atención al embarazo y al parto “El poder público y las instituciones de salud y asistencia a niños, niñas y adolescentes crearán las condiciones adecuadas para la atención durante el embarazo y el parto, a favor de la madre y del niño o niña, especialmente tratándose de madres adolescentes y de niños o niñas con peso inferior a dos mil quinientos gramos” Sin embargo muchas instituciones de salud violentan a estas niñas y adolescentes de forma violencia psicológica antes, durante y después, según lo cuentan los testimonios de niñas madres del informe Vidas Robadas, de la Fundación Desafío.

  • México: 60% de las niñas abusadas son víctimas de un familiar
  • Guatemala: En 2014, 5.100 niñas entre los 10 y 14 años se convirtieron en madres
  • Nicaragua: El 14% de las niñas que quedan embarazadas tienen ideas suicidas.
  • Colombia: 7.648 niñas entre 10 y 14 años fueron abusadas sexualmente durante 2015.
  • Ecuador: En los últimos 10 años el embarazo en niñas menores de 14 años ha aumentado un 74%
  • Perú: Cada día 4 niñas menores de 15 años se convierten en madres
  • Paraguay: 684 niñas entre 10 y 14 años dieron a luz durante el 2014, lo cual está relacionado con un tema de violencia sexual.

Campaña Niñas, No Madres

Virginia Gómez de la Torre es presidenta de la Fundación Desafío

“Las feministas ecuatorianas planteamos que el aborto debe ser despenalizado, no solo en el caso de violación sino en todas las circunstancias que las mujeres deseen interrumpirlo. El aborto realizado en condiciones de riesgo es una amenaza para la vida y para la salud de las mujeres”.

En el Ecuador las propuestas hechas para la despenalización del aborto en caso de violación no se han tomado en cuenta, no se valora la información y las demandas que hacemos las mujeres, porque esta es una sociedad patriarcal, misógina que desvaloriza por completo las realidades que viven las mujeres.

Este 8 de Marzo es un día en el que las mujeres salimos a las calles para que se visibilice nuestra condición y problemas, es una fecha para denunciar este tipo de vulneraciones que la sociedad comete con nuestros derechos, un embarazo forzado, una maternidad forzado es una violación a nuestros derecho, el derechos a la vida digna, las mujeres no nacemos para parir solamente, nacemos para ser ciudadanos, para cumplir y desarrollar proyectos de vida uno de esos puede ser la maternidad pero cuando queramos, estemos preparadas, no cuando nos violen y obliguen a tener hijos”

Respeto de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos

  1. Derecho a condiciones ambientales, educacionales, nutricionales, afectivas y de salud apropiadas para el desarrollo de la vida humana.
  2. Derecho a no morir por causas relacionadas con la maternidad, en especial cuando son prevenibles.
  3. Derecho a la maternidad libre, a decidirla y vivirla por propia elección y no por obligación.
  4. Derecho de hombres y mujeres a participar con iguales responsabilidades en la crianza, resumiéndola creativamente, y a construir identidades propias más allá de los roles de género.
  5. Derecho a servicios de salud gratuitos y de calidad que faciliten el cuidado integral de la gestación, el parto, pos-parto y la crianza, acompañados por legislaciones apropiadas.

Tomado de: “Jóvenes Hilando Alternativas” Por el derecho a decidir y la autonomía de nuestros cuerpos. Pag. 3 y 4

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *