Motivo #8

 

Por una comunicación feminista

“Las que siguen y las que han dejado de estar, porque encontraron otras opciones de vida, o porque fueron calladas, asesinadas por ejercer su derecho a comunicar: Felicitas Martínez y Teresa Bautista”

por Verónica Calvopiña @kinoraxx

 

El pensamiento de las mujeres en el mundo de las letras y del periodismo es casi desconocido. Poco sabemos o hemos leído sobre las primeras mujeres que escribieron en un periódico, ya sea publicando poemas o artículos de opinión. Muchas tuvieron que usar seudónimos o nombres de hombre para ocultarse de la prohibición de antaño, de sus familias, del Estado o de la Iglesia que impedía que las mujeres se osaran a escribir y peor aún, a pensar.

Así en Ecuador, está el caso de Manuela Espejo, una de las primeras mujeres periodistas. Sus escritos se publicaron con el seudónimo “Erophilia” (amante de la vida) en el periódico Primicias de la Cultura de Quito, fundado por su hermano, Eugenio Espejo. Sus publicaciones hablaban sobre los derechos de la mujer y los pobres, por lo que es considerada una de las precursoras del feminismo en Ecuador.

En cuanto a las propuestas de comunicación impulsado por mujeres y feministas, se puede resaltar “La Revista Fem”, una de las primeras revistas feministas en México que apareció en octubre de 1976.

“Hoy, las mujeres están en pie de lucha y se escuchan sus voces. Se necesitan más voces de mujeres para que no se escuchen tanto las voces masculinas, sobre todo de la jerarquía eclesiástica y de los provida del feto pero no de las mujeres. Las mujeres se pueden morir, ¿a quién le importa la vida de una mujer? A las demás mujeres, a las mujeres feministas”. (Párrafo final del último artículo escrito por Esperanza Brito en la revista ‘Fem’, el 3 de abril de 2007).

En radio en cambio, tenemos la experiencia de Radio Tierra, la primera radio feminista en América Latina, nacida en Chile. Esta radio fue un proyecto de la Corporación de mujeres La Morada y nació bajo el contexto de la dictadura de Augusto Pinochet en 1989. Su programación se enmarcó en la defensa de los derechos humanos y de las mujeres.

Las mujeres también hemos buscado posicionarnos frente a las nuevas tecnologías. Así en la IV Conferencia Mundial de Mujeres en Beijing en 1995, se postularon los derechos tecnológicos de las mujeres y se creó una de las primeras herramientas digitales para la comunicación feminista, mediante el uso de correos electrónicos masivos y los grupos electrónicos.

  • 28,2% de mujeres usaban internet en 2010.
  • El 34. 9% de estas accedía a internet desde su hogar
  • el 41.4% de mujeres usa el internet con fines educativos

 

La comunicación y ahora último, las redes sociales han servido de plataforma para que muchas organizaciones feministas y de mujeres se den a conocer. La red también ha permitido a estas organizaciones denunciar la violencia, el acoso, el maltrato y otros problemas que sufrimos a diario las mujeres. Se realizan campañas digitales o se trata de incidir ante las autoridades y la sociedad sobre un tema o una ley, usando herramientas como el facebook y el twitter.

Una de estas campañas es “No Callamos Más. Mi Primer Acoso”, que busca que las mujeres cuenten en facebook o twitter, una historia de acoso callejero o violencia que hayan sufrido en sus casas, colegios o en la calle. Esta campaña se ha realizado en varios países de América Latina; los primeros fueron Brasil y México; en Ecuador se realizó a inicios del 2017

Según Verónica Vera, impulsadora de esta idea, “había mujeres que no habían hablado de esto con sus mejores amigas que se conocían 20, 30 años. Entonces el poder contar tu historia de vida, tu testimonio de violencia sin que tus amigas o familiares lo lean y que no te vuelvas a sentir sola en estas experiencias es súper importante”. Para Verónica, las las redes sociales fueron importantes para la difusión de la campaña ya que permitió que las mujeres se invitaran unas a otras, hablaran libremente y se apropiaran de los hastags y las imágenes: “el internet fue fundamental, sin eso hubiera sido imposible realizar una campaña de los alcances que tuvo Mi Primer Acoso”.

 

Espacios de comunicación feminista como “Mi Primer Acoso”, han permitido que las mujeres hablen de casos de violencia que han sufrido, y sobre los cuales, nunca hablaron o nadie les creyó.

Pese a estas campañas, todavía la presencia y apropiación de las mujeres en la comunicación y en la tecnología sigue siendo insuficiente. Según datos del 2010, del INEC, el 28,2% de mujeres usaban internet, mientras que en los hombres el uso de esta herramienta era mayor; esto es lo que se llama brecha digital. La diferencia entre el uso y conocimiento de la tecnología entre hombres y mujeres es amplia debido a la marginación o exclusión que ellas han sufrido en espacios educativos y públicos. Hay mujeres que tienen miedo de prender la radio o la televisión por miedo a dañarla, muchas no conocen cómo funciona un teléfono celular porque sienten que no es para ellas.

Pero no solo eso. En los medios de comunicación persiste la presencia de mujeres modelo, reinas de belleza, altas, rubias, delgadas, de estratos medio altos, que siguen perennizando una imagen única de la mujer; y sobre todo se siguen replicando ideas sexistas o machistas hacia la sociedad.

De allí que la comunicación feminista busca cambiar estas ideas y diversificar los rostros y voces de las mujeres en los medios de comunicación. Eva Melina de la Plataforma de Mujeres Radialistas de Oaxaca, en el Libro “Sentires y Pensares” comenta : “pero ese día me llevó a cuestionarme más a mi que a las demás, ahora estoy intentando aprender a producir programas radiofónicos con contenidos más cercanos a mi vida, aprender a dejar de tenerle miedo a las máquinas y poder moverle más que el botón de encendido y apagado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *